Blogia
PATCHUKO

Gamiani

Gamiani ......me destrencé el cabello, me aligeré de ropas y me tumbé en un sofá...¡Me da verguenza seguir!...instintivamente empecé a desperezarme y a retorcerme. Sin darme cuenta, adoptaba las posturas más lascivas. El sofá era de cuero y su frescuracontrastaba con el ardor de mi cuerpo. Respiraba gozosa en aquel ambiente de soledad y de silencio y poco a poco me iba sumerguiendo en un delicioso extasis. Con complacencia, tal vez orgullosa, iban mis ojos examinando mis formas. Mis manos se paseaban complacidas y suaves por todo mi cuerpo. Me acariciaron la garganta y despues mi seno. Fueron descendiendo poco a poco hasta llegar a mis partes mas secretas, donde quedaron aprisionadas por una instintiva aproximacion de mis muslos.
Aquel contacto me fué muy dulce. Las palabras amor y amante acudían a mi imaginación con un sentido extraño.

(...) sentí un gran deseo de volar y perderme entre las ojas de los arboles o de ir a revolcarme en el cesped. A un mismo tiempo lo quería todo y fuera de mi, me tiré sobre los cojines. Tomé uno y lo coloqué entre mis muslos. luego cogí otro y lo abracé con locura. (...) de pronto me agité gozosa y luego quedé como anonadada. Asustada me puse de pié sinsaber lo que me habia ocurrido. me sentí mojada. Creyendo que estaba herida, me arrodillé pidiendo a Dios que me perdonara si habia pecado...

Alfred de Musset (Gamiani)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

galadriel -

Me encantó éste y también el cuento de las manos. A vos también un beso y, pesar de todo, un buen año.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres